martes, 12 de febrero de 2013

MATE o lo que Gnome siempre fue

Llevo unas horas jugando con Fedora 18 y Gnome 3.6 y eso es lo que he tardado en instalar MATE. Se supone que Gnome 3 fue diseñada para maximizar la usabilidad y la productividad, se supone que se han invertidos miles de horas en crearlo, pero… ¿para qué?


No entiendo porque tengo que hacer dos clic para cerrar una ventana. Tampoco entiendo porque no puedo personalizar mi escritorio desde un simple clic en vez de una aplicación como Gnome Tweak Tool que no es precisamente muy usable, no entiendo porque necesito un mapa para encontrar las aplicaciones en vez de tener un menú único,…


En resumen, demasiados cambios incomprensibles para algo que debería ser una herramienta de trabajo.


Será que me estoy volviendo viejo, pero todas las ventajas a las que tanto bombo y platillo se han dado a esta versión de Gnome, ¡estaban ya en la versión anterior! Así que me tome el trabajo de instalar MATE para volver a lo que sé que funciona, a lo que siempre me ha parecido perfecto desde el ¡2002!, el vetusto Gnome 2.


Por cierto, el comando para hacerlo es


$ su -c ‘yum groupinstall “MATE Desktop”


No hay comentarios:

Publicar un comentario